¿Qué hacer si no te paga un cliente?

Si estás leyendo este artículo, es muy posible que ya estés buscando un abogado en Palma, si el problema lo tienes aquí, para empezar a reclamar esa factura que no te quieren pagar: es la mejor manera de enfocar una situación bastante frecuente para los autónomos y empresas en general. Y es que una vez que ya has terminado tu trabajo sólo nos queda facturar y, como es lógico, cobrar, pero el impago es una amenaza cotidiana que debes siempre tener en cuenta. Unas veces porque el cliente tiene una situación imprevista de insolvencia, que se podrá o no arreglar, pero otras por una manifiesta falta de actitud o exceso de cara dura. En este último caso, y en todo caso si el cliente no nos va a pagar voluntariamente, la única salida que nos va a quedar es la reclamación judicial de la factura impagada: buscar un abogado en Palma, que conozca los juzgados locales y esté cerca de ti, para atenderte bien.

Vencido el plazo de la factura, si no tenemos noticias del pago, hay que iniciar el proceso de reclamación:

Lo primero, llamar al cliente.

Antes de nada, ponte en contacto con él/ella, de manera cordial y recuérdale, con la mayor delicadeza, que tiene una deuda contigo y que necesitas cobrar. Porque aún no sabemos qué ha pasado y es posible que se haya olvidado, o que haya habido cualquier problema, y todo se resuelva con un recordatorio cordial. Hazle ver que tienes responsabilidades hacia tus empleados, proveedores, etc. Si quiere pagarte, si es una persona honrada, al final te pagará de una manera u otra (tal vez con un fraccionamiento de los pagos).

No aceptes cualquiera excusa de mal pagador: si no podía costear el trabajo que le has facilitado, ¿por qué lo encargó? En todo caso, su problema no puede convertirse en tu problema. Las cosas no funcionan así.

EN NINGÚN CASO discutas más de la cuenta.

Si crees que va a haber problemas, lo mejor es que sea tu abogado quien se ponga en contacto directamente con el deudor. Así evitarás caer en la tentación de amenazar o responder a los insultos y amenazas, si los hubiera, con la misma moneda, pues podría ser incluso una trampa para grabar esa conversación y, después, presentar una denuncia contra ti en un juzgado. Aquí se trata de buscar un abogado para solucionar el impago, no para defenderte a ti de delitos como amenazas, etc., pero si es así con más razón necesitarás la ayuda de un abogado.

Ten en cuenta que muchas personas reaccionan mal ante la justa reclamación de sus responsabilidades y muchas veces utilizarán cualquier medio para zafarse de ellas,. Por ello te recomendamos grabar la llamada tú mismo, para poder emprender tú tales acciones legales, en el caso de que se produzcan tales faltas de respeto o incluso amenazas. Y es que si se llega a esta situación tan tensa, en la cual no existe buena voluntad por la otra parte, lo único que debe ya preocuparte es ir al juzgado cuanto antes. Tu abogado te asesorará sobre los pasos a seguir, que podría efectuar él mismo.

Envíale una carta certificada o burofax, mejor firmado por un abogado.

Es importante que detalles el trabajo realizado, el número de factura, el importe, etc. Todo ello con la intención de dejar clara constancia, demostrable en un juzgado, de nuestra justa reclamación, y le advertiremos de que reclamaremos el pago inmediato de la factura por medio de nuestro abogado. Si va firmada por él mismo, con el membrete de su despacho, el efecto en tu deudor será más contundente.

Inicia el proceso monitorio en el juzgado.

El tercer paso, que puede ser el segundo si hemos detectado una mala actitud ya en la llamada, es acudir al juzgado. Has de saber que si el importe de la deuda es inferior a 2.000 euros existe lo que se llama Justicia gratuita: el secretario judicial valorará el caso y el juez decidirá. Si la cantidad supera los 2.000 euros, lo lógico es que tu abogado inicie un proceso monitorio. Si el problema lo tienes en Palma, acude a un abogado que trabaje aquí para que todo sea más fácil y directo.

Lo primero, tendrás que demostrar que existe una deuda por un importe concreto, por medio de una factura que debe estar vencida. Pero además debes aportar toda la documentación anexa,como e-mails enviados, cartas certificadas, burofaxes, etc. La reclamación debe iniciarse en los 3 años siguientes a ese vencimiento de la factura: pasado este plazo, no podremos reclamar por el juzgado. Tu abogado te asesorará sobre la forma de reclamar de forma pública a tu deudor, que tendrá un plazo de unos 20 días para pagar u oponerse a esta petición pública.

Si se opone a la deuda, habrá juicio.

Si el deudor persiste en su actitud, si no hace caso de ese aviso oficial, se entiende que está de acuerdo con las condiciones de la deuda y deberá pagar, so pena de embargo de su nómina, bienes, etc. Si el cliente se opusiera a esta reclamación oficial, iremos a un juicio normal, que si pierde habrá de pagar él/ella (las costas judiciales) por lo común. Para deudas superiores a los 2.000 euros, las tasas judiciales son de unos 100 euros. Por debajo de ese importe, el juicio no tiene costo administrativo.

Si necesitas información sobre cómo evitar los impagos, consulta nuestro artículo y/o a nosotros, directamente, para asesorarte como abogados expertos en reclamación de pagos en Palma.

May 01, 2019