Depende de tu situación personal aunque de manera general podría decirse que cuando se cumpla alguna de estas condiciones:

Tus ingresos anuales son superiores a 40.000€

Caundo tus ingresos superan los 40.000€ es una buena idea para reducir lo que pagas a hacienda ya que a medida que aumenten tus ingresos, puedes llegar a pagar hasta por un 56% de IRPF en cambio una Sociedad Limitada tributa por el Impuesto de Sociedades y tiene una situación mucho más favorable si tus ingresos son altos. El gravamen general está en un 25% en 2016) y para nuevas sociedades puede llegar a verse reducido hasta un 15%.

Quieres proteger tu patrimonio personal

Cuando quieras proteger tu patrimonio personal del de tu empresa. Si por alguna razón no pudieras hacer frente a tus gastos como autónomo, proveedores, cuota de autónomo etc… tus acreedores empresariales podrían saldar sus deudas con tus bienes personales (tu dinero, tu casa, tu coche…)

Quieres mejorar la imagen de tu empresa

La imagen exterior que proyecta una sociedad es más seria y formal que la que pueda dar un autónomo al ofrecer una sensación de mayor seguridad y solvencia.

Quieres conseguir financiación

Las S.L ofrecen más confianza que un autónomo individual por lo que si necesitas pedir un crédito o subvención, constituair una SL te lo faciliza.

Vas a asociarte con otra persona

Uno de los principales obstáculos de los acuerdos entre socios es la suposición de obligaciones el uno sobre el otro. Una forma de evitar estos problemas es crear sociedades limitadas, donde un socio no es responsable de las acciones y obligaciones del otro.

September 01, 2019