Problemas que debes evitar si creas un negocio entre dos socios

 Las sociedades son como las parejas y las estadísticas afirman que más de la mitad de los matrimonios se rompen. Pero, ¿pasa lo mismo a la hora de montar un negocio entre dos socios? ¿Por qué se montan negocios entre dos socios y qué clase de problemas suelen tener?

Crear una sociedad puede pasar por una buena forma de iniciar una empresa, pero ¿es siempre la mejor manera de hacerlo?

¿Es cierto eso de que la unidad hace la fuerza?

Las respuestas que te vamos a dar aquí te ayudarán a no equivocarte si te decides a montar una empresa en Palma de Mallorca entre dos socios en Palma de Mallorca o donde se localice tu actividad.

Por qué montar un negocio entre dos socios

Una de las principales razones por las que la gente emprende con socios por miedo.

A nadie nos gusta estar solos en una aventura nueva y son muchos los que creen que su socio le complementará, lo que en muchos casos será cierto en los primeros años. Pero después puede pasar como en los matrimonios: es posible que surjan conflictos a la hora de dividir los beneficios con otra persona para el resto de la vida.

Es verdad que cuando emprendes con un socio se adquieren más ideas y puntos de vista que estando solo. Y esto ya es una ventaja muy grande de por sí.

Además, tendremos acceso a una red de contactos más amplia que si estás solo.

En otro sentido muy importante, un socio puede convertirse en un apoyo económico importante a la hora de poder afrontar la inversión necesaria para empezar el negocio.

Tipos de socios para montar una empresa

Por tanto, el asunto aquí es valorar qué socio es mejor para ti. Y hay varios tipos de socios para montar una empresa. Una decisión en la que nosotros podemos ayudarte desde nuestra gestoría en Palma de Mallorca.

Puede ser una persona de nuestro entorno, con quien tendrás que consensuar todas las decisiones empresariales que tomes.

Puede ser un banco, más que nada como socio capitalista, al cual tendrás que devolver la financiación prestada, pero que normalmente no va a poner en entredicho tus decisiones. Con este tipo de socios, en ese sentido, la cuestión es si nos van a aportar el capital de la empresa o no.

Cómo crear una empresa con dos socios en Palma de Mallorca

Si ya has encontrado a un socio, habéis consensuado vuestra forma jurídica empresarial y queréis empezar con vuestro negocio, lo primero es decidir en qué condiciones vamos a actuar. Siempre atendiendo a que no es lo mismo darse de alta como autónomos que crear SL en Palma de Mallorca, o donde se sitúe tu actividad, pero nosotros te ayudaremos en todas estas gestiones y decisiones a tomar desde un principio.

En primer lugar y para evitar posibles malentendidos es preciso redactar muy bien los estatutos, para concretar el punto de partida y las funciones a desempeñar por cada uno de los socios.

En definitiva, es muy importante poner negro sobre blanco todo lo que en un futuro pueda generar confusiones que den lugar a discusiones y malentendidos.

Por ejemplo, puede suceder que uno de los dos socios tenga un voto de oro para resolver las discusiones en caso de falta de consenso o empate. Pero es un tipo de cosas que deben decidirse antes de iniciar la empresa, porque más tarde será mucho más complicado.

Formas jurídicas para crear un negocio con dos socios

Al emprender un negocio, tienes que concretar qué tipo de forma jurídica le vas a otorgar a la sociedad que vas a empezar. Como decíamos, no es igual crear una SL que darse de alta como autónomos en Palma de Mallorca o donde se localice nuestra actividad.

Y hay muchas más opciones jurídicas para crear sociedades o iniciar nuestra andadura empresarial.

Formar una comunidad de bienes en Mallorca

En el caso que seáis, al menos, dos socios, podéis optar por una comunidad de bienes.

No es preciso acudir al notario, sino debéis redactar unos estatutos y sacar un CIF propio en Hacienda.

En la comunidad de bienes, los socios tendrán que responder con su patrimonio frente a las deudas que puedan aparecer en la sociedad.

La principal virtud de la comunidad de bienes es que los trámites burocráticos que se necesitan para su constitución son muy fáciles de cumplimentar.

Crear una Sociedad Limitada en Mallorca

Otra opción a considerar es la posibilidad de crear una SL en Palma de Mallorca. Una opción interesante en la que podemos ayudarte desde nuestra gestoría en Palma de Mallorca.

A diferencia que la comunidad de bienes, los socios de una S.L. se ven afectados por una responsabilidad limitada al capital que han aportado a la firma. Esto es una gran ventaja.

Montar una Sociedad Anónima 

En esta otra opción, el capital social se ve formado por las aportaciones económicas de ambos socios y se encuentra divido en acciones.

El capital mínimo es de 60.000 euros, que debe estar íntegramente suscrito por los dos socios y desembolsado en no menos de un 25% (15.000 euros).

La principal ventaja es que los socios no responden personalmente por las deudas sociales.

El número mínimo de socios para formar una S.A. es de uno, pero no hay máximo contemplado.

Montar una Sociedad Civil en Mallorca

Es también posible que dos o más autónomos decidan unir fuerzas para poner en marcha un negocio y seguir siendo trabajadores por cuenta propia sin renunciar a sus bonificaciones como autónomos, por parte de la Seguridad Social, como es la tarifa plana que funciona para ellos.

La Sociedad Civil es un formato que muchos emprendedores no controlan, pero es un tipo de asociación que permite al emprendedor trabajar en coalición con otros como él/ella sin muchas trabas. Y cuenta con ventajas y desventajas, desde luego, pero definitivamente es una opción que deberíamos considerar.

Es una forma versátil, económica y fácil de aportar capital común para efectuar actividades mercantiles. Salvo excepciones, no exige un proceso de constitución y, además, no es preciso un capital inicial.

La sociedad civil se emplea, sobre todo, para iniciar actividades de escasa entidad o para aquellos casos en que se quiera desarrollar una actividad en compañía. Buenos ejemplos de esto son un bar o una tienda que requieran turnos, de cara al público.

Todos los socios deben estar dados de alta en el RETA.

El mínimo es de 2 socios, que en función de lo que aporten a la sociedad podrán ser:

  • Socio capitalista o inversor de una SC: ejecuta la gestión de la sociedad, aporta capital y trabajo y tiene participación en las ganancias y pérdidas.
  • Socio industrial o trabajador de una SC: aporta su propio trabajo personal, no se ocupa de la gestión y participa en las ganancias de la sociedad, pero no en las pérdidas, a no ser que se decidiera así.

A efectos de tributación, los socios autónomos serán personas jurídicas, pero siempre que la S.C. tenga un objeto mercantil.

Los socios de una sociedad civil son gravados por el Impuesto de Sociedades, mucho menos costoso que el IRPF, pero en cambio tienen el deber de efectuar la contabilidad propia de una sociedad.

Ventajas y desventajas de la Sociedad Civil

La sociedad civil muestra una serie de virtudes y beneficios que el emprendedor tendrá que valorar a la hora de determinar su forma jurídica. Y si necesitas que te apoyemos, desde un comienzo puedes dirigirte a nuestra gestoría en Palma y nos ocuparemos de todo por ti para que tú sólo tengas que dedicarte a tu actividad empresarial.

Ventajas:

  • Los socios tienen la capacidad de acceder a las mismas bonificaciones sociales que el resto de los trabajadores autónomos o por cuenta propia, como es la tarifa plana.
  • No es necesario capital inicial para iniciar una Sociedad Civil.
  • Nos da la capacidad de ejercer una actividad junto a otros autónomos.

Desventajas:

  • Sobre los socios recae responsabilidad ilimitada en las mismas condiciones que un autónomo o persona física. Por lo tanto, si algo sale mal, tales socios tendrán que afrontar todas las deudas que se produzcan.
  • Tienen la obligación de llevar contabilidad como una sociedad.

Tipos de socios

En cualquier tipo de empresa pueden existir dos tipos de socios.

Socios inversores.

El que comúnmente conocemos como inversor es la persona que aporta recursos económicos a la sociedad. Es decir, aporta dinero en la empresa y participa en los beneficios y en las pérdidas, pero sin aportar necesariamente trabajo.

A veces pasa que el socio inversor también toma decisiones en la empresa, claro está, si así se ha decidido previamente.

Socios trabajadores.

Se trata del socio que se encarga de aportar, con su trabajo diario, el conocimiento y habilidades necesarios para que la empresa pueda funcionar.

Participa en la toma de decisiones y asume responsabilidad dentro de la organización.

En este caso, el socio trabajador tiene que darse de alta en la Seguridad Social, lo que puede realizarse como trabajador autónomo en el RETA o como empleado o trabajador por cuenta ajena.

Errores que debes evitar si creas un negocio entre dos socios

Cuando pones en marcha un negocio con dos socios o más hay algunos errores que se cometen con frecuencia. Y en nuestra gestoría en Palma siempre procuramos que nuestros clientes no incurran en los siguientes malentendidos y problemas:

1.- Compartir capital en lugar de ganancias

Cuando compartes tu propio capital, esto puede ser en forma de dinero, otros recursos económicos, información importante o propiedad intelectual. Y haciendo así estás cediendo de tu empresa.

En muchos casos, pensamos que un socio es una persona de confianza y no va a usurpar de ningún modo ese capital. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las personas nos decepcionan. Para evitarlo, lo correcto es llegar a un acuerdo firmado en el que se concrete que el socio compartirá los gastos. De este modo, quedará más atado al devenir de la empresa si las cosas no salen como esperábamos.

2.- Asociarse porque no disponemos de recursos para contratar es otro error

Si lo planteas así, este socio será un problema potencial y constante para la sociedad desde el principio. Este empleado va a ser un socio y se supone que vamos a compartir responsabilidades, gastos y ganancias, pero esto puede generar malentendidos.

Si quieres ir por este camino, lo mejor es hacerle un contrato a ese socio, tal vez ofreciéndole participación económica según el devenir del negocio.

3.- No tener un contrato por escrito y firmado

Cualquier deber en la sociedad debe concretarse y ponerse por escrito, siendo oficialmente aceptado por ambas partes. Es lo mejor para evitar futuros problemas.

Todas las normas de funcionamiento del negocio deben ser recogidas por escrito antes de iniciarse la actividad.

Es aconsejable contar con la ayuda de una asesoría profesional que tenga experiencia en la creación de empresas en Palma de Mallorca si estás en Palma. Una gestoría en Palma de Mallorca o donde nos situemos, validada por todos los socios, con servicios especializados para autónomos y pymes.

En nuestra gestoría podrás realizar el trámite de darse de alta como autónomo en Palma, pues ponemos a tu servicio el know-how de nuestros especialistas en creación de empresas.

4.- Omitir la creación de una sociedad limitada

Una de los principales problemas entre socios es suponer que existen determinadas obligaciones entre ellos. En este sentido, la solución suele ser la creación de una sociedad limitada o SL, de manera que un socio no sea responsable de las actuaciones y deberes del otro.

5.- No haber preparado una estrategia de salida

A la hora de casarse se firman capitulaciones matrimoniales, antes de casarse, si cada cónyuge pretende separar su patrimonio. Lo mismo puedes y debes hacer al crear una empresa entre dos socios.

En el acuerdo es importantísimo definir los términos de salida que den facilidad a que tú o tu socio podáis dejar la empresa, así como alternativas de adquisición preferente para la otra parte de comprar la participación del negocio que no les corresponde de entrada (derecho de tanteo).

6.- Esperar que la amistad pueda continuar tras el fin de la sociedad

Esto es como si fuera una pareja. No tantas parejas continúan siendo amigos después de romper. Por lo tanto, debes asumir que la amistad probablemente no continúe con tu socio si dejáis de mantener ese negocio en común.

En la realidad, los intereses de los negocios pueden ser mucho más prioritarios que los amigos.

7.- Mantener la sociedad a medias

En todo negocio tiene que haber un jefe.

Lo mejor es que en una sociedad entre dos no haya participaciones al 50 por ciento.

Por simple lógica, lo mejor es dividir el negocio en una proporción que deje a alguien en superioridad para la toma de decisiones. El empate no es positivo para los negocios.

Por todo lo dicho, no dudes en buscar apoyo y asesoramiento en un equipo de confianza que te asesore a la hora de darte de alta como autónomo o crear una SL en Palma, etc. Para lo que necesites, aquí estamos para servirte.

Problemas que debes evitar si creas un negocio entre dos socios

 Las sociedades son como las parejas y las estadísticas afirman que más de la mitad de los matrimonios se rompen. Pero, ¿pasa lo mismo a la hora de montar un negocio entre dos socios? ¿Por qué se montan negocios entre dos socios y qué clase de problemas suelen tener?

Crear una sociedad puede pasar por una buena forma de iniciar una empresa, pero ¿es siempre la mejor manera de hacerlo?

¿Es cierto eso de que la unidad hace la fuerza?

Las respuestas que te vamos a dar aquí te ayudarán a no equivocarte si te decides a montar una empresa en Palma de Mallorca entre dos socios en Palma de Mallorca o donde se localice tu actividad.

Por qué montar un negocio entre dos socios

Una de las principales razones por las que la gente emprende con socios por miedo.

A nadie nos gusta estar solos en una aventura nueva y son muchos los que creen que su socio le complementará, lo que en muchos casos será cierto en los primeros años. Pero después puede pasar como en los matrimonios: es posible que surjan conflictos a la hora de dividir los beneficios con otra persona para el resto de la vida.

Es verdad que cuando emprendes con un socio se adquieren más ideas y puntos de vista que estando solo. Y esto ya es una ventaja muy grande de por sí.

Además, tendremos acceso a una red de contactos más amplia que si estás solo.

En otro sentido muy importante, un socio puede convertirse en un apoyo económico importante a la hora de poder afrontar la inversión necesaria para empezar el negocio.

Tipos de socios para montar una empresa

Por tanto, el asunto aquí es valorar qué socio es mejor para ti. Y hay varios tipos de socios para montar una empresa. Una decisión en la que nosotros podemos ayudarte desde nuestra gestoría en Palma de Mallorca.

Puede ser una persona de nuestro entorno, con quien tendrás que consensuar todas las decisiones empresariales que tomes.

Puede ser un banco, más que nada como socio capitalista, al cual tendrás que devolver la financiación prestada, pero que normalmente no va a poner en entredicho tus decisiones. Con este tipo de socios, en ese sentido, la cuestión es si nos van a aportar el capital de la empresa o no.

Cómo crear una empresa con dos socios en Palma de Mallorca

Si ya has encontrado a un socio, habéis consensuado vuestra forma jurídica empresarial y queréis empezar con vuestro negocio, lo primero es decidir en qué condiciones vamos a actuar. Siempre atendiendo a que no es lo mismo darse de alta como autónomos que crear SL en Palma de Mallorca, o donde se sitúe tu actividad, pero nosotros te ayudaremos en todas estas gestiones y decisiones a tomar desde un principio.

En primer lugar y para evitar posibles malentendidos es preciso redactar muy bien los estatutos, para concretar el punto de partida y las funciones a desempeñar por cada uno de los socios.

En definitiva, es muy importante poner negro sobre blanco todo lo que en un futuro pueda generar confusiones que den lugar a discusiones y malentendidos.

Por ejemplo, puede suceder que uno de los dos socios tenga un voto de oro para resolver las discusiones en caso de falta de consenso o empate. Pero es un tipo de cosas que deben decidirse antes de iniciar la empresa, porque más tarde será mucho más complicado.

Formas jurídicas para crear un negocio con dos socios

Al emprender un negocio, tienes que concretar qué tipo de forma jurídica le vas a otorgar a la sociedad que vas a empezar. Como decíamos, no es igual crear una SL que darse de alta como autónomos en Palma de Mallorca o donde se localice nuestra actividad.

Y hay muchas más opciones jurídicas para crear sociedades o iniciar nuestra andadura empresarial.

Formar una comunidad de bienes en Mallorca

En el caso que seáis, al menos, dos socios, podéis optar por una comunidad de bienes.

No es preciso acudir al notario, sino debéis redactar unos estatutos y sacar un CIF propio en Hacienda.

En la comunidad de bienes, los socios tendrán que responder con su patrimonio frente a las deudas que puedan aparecer en la sociedad.

La principal virtud de la comunidad de bienes es que los trámites burocráticos que se necesitan para su constitución son muy fáciles de cumplimentar.

Crear una Sociedad Limitada en Mallorca

Otra opción a considerar es la posibilidad de crear una SL en Palma de Mallorca. Una opción interesante en la que podemos ayudarte desde nuestra gestoría en Palma de Mallorca.

A diferencia que la comunidad de bienes, los socios de una S.L. se ven afectados por una responsabilidad limitada al capital que han aportado a la firma. Esto es una gran ventaja.

Montar una Sociedad Anónima 

En esta otra opción, el capital social se ve formado por las aportaciones económicas de ambos socios y se encuentra divido en acciones.

El capital mínimo es de 60.000 euros, que debe estar íntegramente suscrito por los dos socios y desembolsado en no menos de un 25% (15.000 euros).

La principal ventaja es que los socios no responden personalmente por las deudas sociales.

El número mínimo de socios para formar una S.A. es de uno, pero no hay máximo contemplado.

Montar una Sociedad Civil en Mallorca

Es también posible que dos o más autónomos decidan unir fuerzas para poner en marcha un negocio y seguir siendo trabajadores por cuenta propia sin renunciar a sus bonificaciones como autónomos, por parte de la Seguridad Social, como es la tarifa plana que funciona para ellos.

La Sociedad Civil es un formato que muchos emprendedores no controlan, pero es un tipo de asociación que permite al emprendedor trabajar en coalición con otros como él/ella sin muchas trabas. Y cuenta con ventajas y desventajas, desde luego, pero definitivamente es una opción que deberíamos considerar.

Es una forma versátil, económica y fácil de aportar capital común para efectuar actividades mercantiles. Salvo excepciones, no exige un proceso de constitución y, además, no es preciso un capital inicial.

La sociedad civil se emplea, sobre todo, para iniciar actividades de escasa entidad o para aquellos casos en que se quiera desarrollar una actividad en compañía. Buenos ejemplos de esto son un bar o una tienda que requieran turnos, de cara al público.

Todos los socios deben estar dados de alta en el RETA.

El mínimo es de 2 socios, que en función de lo que aporten a la sociedad podrán ser:

  • Socio capitalista o inversor de una SC: ejecuta la gestión de la sociedad, aporta capital y trabajo y tiene participación en las ganancias y pérdidas.
  • Socio industrial o trabajador de una SC: aporta su propio trabajo personal, no se ocupa de la gestión y participa en las ganancias de la sociedad, pero no en las pérdidas, a no ser que se decidiera así.

A efectos de tributación, los socios autónomos serán personas jurídicas, pero siempre que la S.C. tenga un objeto mercantil.

Los socios de una sociedad civil son gravados por el Impuesto de Sociedades, mucho menos costoso que el IRPF, pero en cambio tienen el deber de efectuar la contabilidad propia de una sociedad.

Ventajas y desventajas de la Sociedad Civil

La sociedad civil muestra una serie de virtudes y beneficios que el emprendedor tendrá que valorar a la hora de determinar su forma jurídica. Y si necesitas que te apoyemos, desde un comienzo puedes dirigirte a nuestra gestoría en Palma y nos ocuparemos de todo por ti para que tú sólo tengas que dedicarte a tu actividad empresarial.

Ventajas:

  • Los socios tienen la capacidad de acceder a las mismas bonificaciones sociales que el resto de los trabajadores autónomos o por cuenta propia, como es la tarifa plana.
  • No es necesario capital inicial para iniciar una Sociedad Civil.
  • Nos da la capacidad de ejercer una actividad junto a otros autónomos.

Desventajas:

  • Sobre los socios recae responsabilidad ilimitada en las mismas condiciones que un autónomo o persona física. Por lo tanto, si algo sale mal, tales socios tendrán que afrontar todas las deudas que se produzcan.
  • Tienen la obligación de llevar contabilidad como una sociedad.

Tipos de socios

En cualquier tipo de empresa pueden existir dos tipos de socios.

Socios inversores.

El que comúnmente conocemos como inversor es la persona que aporta recursos económicos a la sociedad. Es decir, aporta dinero en la empresa y participa en los beneficios y en las pérdidas, pero sin aportar necesariamente trabajo.

A veces pasa que el socio inversor también toma decisiones en la empresa, claro está, si así se ha decidido previamente.

Socios trabajadores.

Se trata del socio que se encarga de aportar, con su trabajo diario, el conocimiento y habilidades necesarios para que la empresa pueda funcionar.

Participa en la toma de decisiones y asume responsabilidad dentro de la organización.

En este caso, el socio trabajador tiene que darse de alta en la Seguridad Social, lo que puede realizarse como trabajador autónomo en el RETA o como empleado o trabajador por cuenta ajena.

Errores que debes evitar si creas un negocio entre dos socios

Cuando pones en marcha un negocio con dos socios o más hay algunos errores que se cometen con frecuencia. Y en nuestra gestoría en Palma siempre procuramos que nuestros clientes no incurran en los siguientes malentendidos y problemas:

1.- Compartir capital en lugar de ganancias

Cuando compartes tu propio capital, esto puede ser en forma de dinero, otros recursos económicos, información importante o propiedad intelectual. Y haciendo así estás cediendo de tu empresa.

En muchos casos, pensamos que un socio es una persona de confianza y no va a usurpar de ningún modo ese capital. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las personas nos decepcionan. Para evitarlo, lo correcto es llegar a un acuerdo firmado en el que se concrete que el socio compartirá los gastos. De este modo, quedará más atado al devenir de la empresa si las cosas no salen como esperábamos.

2.- Asociarse porque no disponemos de recursos para contratar es otro error

Si lo planteas así, este socio será un problema potencial y constante para la sociedad desde el principio. Este empleado va a ser un socio y se supone que vamos a compartir responsabilidades, gastos y ganancias, pero esto puede generar malentendidos.

Si quieres ir por este camino, lo mejor es hacerle un contrato a ese socio, tal vez ofreciéndole participación económica según el devenir del negocio.

3.- No tener un contrato por escrito y firmado

Cualquier deber en la sociedad debe concretarse y ponerse por escrito, siendo oficialmente aceptado por ambas partes. Es lo mejor para evitar futuros problemas.

Todas las normas de funcionamiento del negocio deben ser recogidas por escrito antes de iniciarse la actividad.

Es aconsejable contar con la ayuda de una asesoría profesional que tenga experiencia en la creación de empresas en Palma de Mallorca si estás en Palma. Una gestoría en Palma de Mallorca o donde nos situemos, validada por todos los socios, con servicios especializados para autónomos y pymes.

En nuestra gestoría podrás realizar el trámite de darse de alta como autónomo en Palma, pues ponemos a tu servicio el know-how de nuestros especialistas en creación de empresas.

4.- Omitir la creación de una sociedad limitada

Una de los principales problemas entre socios es suponer que existen determinadas obligaciones entre ellos. En este sentido, la solución suele ser la creación de una sociedad limitada o SL, de manera que un socio no sea responsable de las actuaciones y deberes del otro.

5.- No haber preparado una estrategia de salida

A la hora de casarse se firman capitulaciones matrimoniales, antes de casarse, si cada cónyuge pretende separar su patrimonio. Lo mismo puedes y debes hacer al crear una empresa entre dos socios.

En el acuerdo es importantísimo definir los términos de salida que den facilidad a que tú o tu socio podáis dejar la empresa, así como alternativas de adquisición preferente para la otra parte de comprar la participación del negocio que no les corresponde de entrada (derecho de tanteo).

6.- Esperar que la amistad pueda continuar tras el fin de la sociedad

Esto es como si fuera una pareja. No tantas parejas continúan siendo amigos después de romper. Por lo tanto, debes asumir que la amistad probablemente no continúe con tu socio si dejáis de mantener ese negocio en común.

En la realidad, los intereses de los negocios pueden ser mucho más prioritarios que los amigos.

7.- Mantener la sociedad a medias

En todo negocio tiene que haber un jefe.

Lo mejor es que en una sociedad entre dos no haya participaciones al 50 por ciento.

Por simple lógica, lo mejor es dividir el negocio en una proporción que deje a alguien en superioridad para la toma de decisiones. El empate no es positivo para los negocios.

Por todo lo dicho, no dudes en buscar apoyo y asesoramiento en un equipo de confianza que te asesore a la hora de darte de alta como autónomo o crear una SL en Palma, etc. Para lo que necesites, aquí estamos para servirte.

Seguir leyendo

Gestoría en Palma de Mallorca.

Si buscas una gestoría cerca de ti, asesoramos a empresas en el ámbito laboral, fiscal y contable. También somos una gestoría administrativa en Palma y realizamos traspasos de vehículos.

Oficina Palma (Avenidas)

Oficina Playa de Palma

Envíanos un formulario

Llámanos al 871954010

Mándanos un Whastapp