¿En qué me afectará el ERTE al hacer la declaración de la Renta de 2020?

El ERTE va a tener un fuerte impacto a la hora de hacer la declaración de la renta del año 2020. Las bajas o nulas retenciones que aplica el SEPE a las prestaciones van a tener como resultado que muchas declaraciones de la renta salgan a pagar. Y esto sumado a que muchos trabajadores que no estaban obligados a hacer la declaración de la renta, debido a estas prestaciones, se verán obligados a hacerla por haber tenido dos pagadores durante el 2020, lo que va a tener un terrible impacto en las maltrechas economías de muchos ciudadanos.

¿Estoy obligado a realizar la declaración de la Renta si me he visto afectado por un ERTE?

No se esperan medidas fiscales excepcionales, ni siquiera para las rentas percibidas en los ERTE, ya que el Gobierno no ha levantado la mano en este asunto. Es una situación complicada que en nuestra gestoría en Palma ya sospechábamos, porque el Estado ha pretendido desde un comienzo que toda la crisis sanitaria la asumamos los de siempre: trabajadores y empresas.

Por lo tanto, la respuesta es que sí estaremos obligados a hacer la declaración de la Renta 2021, aunque no todos igual. Fundamentalmente porque hay dos tipos de personas en ERTE:

  • ¿Has estado en un ERTE por una reducción de jornada? En este caso, se entiende que has recibido dos sueldos, uno del SEPE y otro de tu empresa, durante este periodo determinado.
  • ¿Has estado en ERTE por suspensión total de tu jornada de trabajo? En este caso, durante ese periodo el SEPE se constituye en el único pagador de tus rentas laborales.

Sin embargo, en los dos casos son rendimientos íntegros laborales, lo que redunda en que el empleado ha tenido dos pagadores en 2020.

Y es aquí donde empieza el problema, pues se da pie a muchas preguntas que vamos a intentar aclarar aquí.

¿Cuándo están obligados a hacer la declaración los empleados que han tenido ERTE?

Es la pregunta que más nos va a caer en nuestra asesoría fiscal en Palma en 2021, estamos seguros, y por esto nos adelantamos y la vamos a contestar ahora. Hay dos situaciones a considerar:

  • Si el total de ingresos se encuentra por debajo de los 22.000 euros, mientras que los ingresos del resto de pagadores no sobrepasan los 1.500 euros, como personas físicas no tenemos el deber de hacer la declaración, si bien es obvio que deberíamos hacerla si nos sale a devolver.

· Pero aquí viene el punto interesante: si el total de ingresos recibido de ese resto de pagadores (segundo, tercero, etc.) es mayor que 1.500 euros, ese límite para que la declaración no sea obligatoria se rebaja hasta los 14.000 euros anuales. A partir de esta cifra, se volvería declaración obligatoria.

¿Por qué? Porque en este segundo caso las retenciones practicadas sobre el trabajador, durante el año 2020, no son suficientes. Y entonces, Hacienda determina que el trabajador debería pagar más IRPF para equilibrar esta situación.

¿Hay retención de IRPF si estoy en ERTE?

En los períodos de suspensión laboral por ERTE no se realiza retención o es muy pequeña, pues los importes no llegan al mínimo obligatorio legal para retener.

Por lo tanto, como estos importes de la prestación no llegan al mínimo obligatorio para retener, en la próxima declaración de la Renta nos podríamos ver forzados a compensar este desequilibrio fiscal: en realidad, hay que tener en cuenta que lo que nos han retenido ya lo hemos pagado, así que es una simple cuestión de tiempo que Hacienda nos reclame todo el IRPF que nos corresponde pagar.

La retención es simplemente un pago por adelantado que le hacemos a Hacienda por Ley, pero que en este caso no estaríamos obligados a hacer, por lo que luego sí se nos va a reclamar porque hemos tenido más de un pagador. Nuestra empresa (pueden ser varias) y el SEPE.

En este sentido, el SEPE nos da la opción de solicitar que se retenga el IRPF o la aplicación de un tipo más elevado de retención.

¿Cómo afecta un ERTE a la declaración de la Renta con deducciones por maternidad?

Hay muchas situaciones especiales que deberías consultar en nuestra gestoría en Palma, porque te sale más a cuenta que directamente hacer las cosas mal y pagar más impuestos o incluso llevarte alguna penalización o sanción.

Las madres trabajadoras que gozan del mínimo por descendientes, por ejemplo, son un caso especial. Porque tienen una reducción en su cuota diferencial del IRPF de un máximo de 100 euros al mes por cada hijo que tenga menos de tres años. Una condición que se otorga si se lleva a cabo una actividad por cuenta propia o ajena y la madre está dada de alta.

Ahora bien, si la madre está afectada por un ERTE por suspensión de contrato se dejará de trabajar por cuenta ajena, lo que extingue por lógica esta deducción por maternidad.

Conclusión: debería consultar en un asesor fiscal a la hora de hacer la declaración en 2021 si he pasado por un ERTE

Esta situación cambiante y anómala de la crisis sanitaria nos ha llevado a una gran parte de trabajadores a cambiar de empleo, realizar varios trabajos en un mismo ejercicio, cobrar un ERTE o directamente ir al paro. Y todo esto nos puede conducir a más de una sorpresa, incluso un año después, cuando nos toque hacer la declaración de la Renta 2020.

Lo que está claro es que los ERTE van a traer más cola, como se suele decir, y que sus consecuencias se van a seguir sintiendo incluso a la hora de hacer la declaración en 2020.

October 31, 2020